Blogia
Con Sal en los Labios

No me llames extranjero.

No me llames extranjero.

De las cosas que suavizan mi corazón que son muchas, me da profunda tristeza pensar en las personas que están desterradas de su país, de su gente, de sus costumbres; que sirven en un país ajeno y que cumplen de forma justa con sus reglas y, que aún así son tratados de menos. Lastimosamente hay muchos otros que no cumplen, ni viven bajo el manto de la justicia, ni en su propio país, ni en una tierra ajena. Comprendo que en mucho el desplazamiento de inmigrantes a cualquier país afecta a sus ciudadanos si es en gran escala, pero también ayuda a crear, a construir, a llevar a cabo el desarrollo en áreas en que sus propios ciudadanos ya no desean desempeñarse, a compartir experiencias y costumbres que de otra manera no se podrían dar entre ciudadanos que a pesar de ser de diferentes nacionalidades respiramos bajo un mismo cielo.

Aunque sé que este sería un tema profundo y de mucho análisis de tratar, pero no quiero ahondar en la fase política, solamente en la del corazón; por eso les dejo este poema de Rafael Amor, generalmente recitado por Facundo Cabral y que la semana pasada en la ceremonia de los Premios Billboard fue causa de el momento más emotivo de la noche, cuando la interpretaron Luis Fonsi, Ricardo Montaner, y el pianista Arthur Hanlon, acompañados de la oratoria de Héctor Suárez; como muestra de apoyo a el movimiento de Inmigrantes que se da en USA, pero que en realidad puede aplicarse a todo el mundo, porque en todo lugar sucede, con gente de cada país, incluyendo el nuestro.
 

NO ME LLAMES EXTRANJERO

No me llames extranjero, por que haya nacido lejos, o por que tenga otro nombre la tierra de donde vengo. No me llames extranjero, por que fue distinto el seno, o por que acunó mi infancia otro idioma de los cuentos. No me llames extranjero si en el amor de una madre, tuvimos la misma luz, en el canto y en el beso, con que nos sueñan iguales las madres contra su pecho.

No me llames extranjero, ni pienses de donde vengo, mejor saber dónde vamos, a dónde nos lleva el tiempo. No me llames extranjero, por que tu pan y tu fuego, calman mi hambre y frío, y me cobije tu techo. No me llames extranjero tu trigo es como mi trigo, tu mano como la mía, tu fuego como mi fuego, y el hambre no avisa nunca, vive cambiando de dueño.

Y me llamas extranjero por que me trajo un camino, por que nací en otro pueblo, por que conozco otros mares, y zarpé un día de otro puerto; si siempre quedan iguales en el adiós los pañuelos, y las pupilas borrosas de los que dejamos lejos, los amigos que nos nombran, 
y son iguales los besos y el amor de la que sueña con el día del regreso.

No me llames extranjero, traemos el mismo grito, el mismo cansancio viejo, que viene arrastrando el hombre desde el fondo de los tiempos, cuando no existían fronteras, antes que vinieran ellos, los que dividen y matan, los que roban, los que mienten, los que venden nuestros sueños, los que inventaron un día, esta palabra, extranjero.

No me llames extranjero que es una palabra triste, que es una palabra helada huele a olvido y a destierro. No me llames extranjero mira tu niño y el mío, como corren de la mano hasta el final del sendero. No me llames extranjero, ellos no saben de idiomas, de límites ni banderas, míralos se van al cielo por una risa paloma que los reúne en el vuelo.

No me llames extranjero piensa en tu hermano y el mío, el cuerpo lleno de balas besando de muerte el suelo, ellos no eran extranjeros se conocían de siempre, por la libertad eterna e igual de libres murieron. No me llames extranjero, mírame bien a los ojos, mucho más allá del odio, del egoísmo y el miedo, y verás que soy un hombre, no puedo ser extranjero.

Rafael Amor®

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

fuzzy -

pienso en las vicisitudes de los que tuvieron que ir a otro pais, con diferente lengua; pienso en los que vienen de otros paises; pienso en la libertad de fronteras.

No, no nos llamemos extranjeros.

Besos.

Santiago- -

Y si...La verdad que el poema lo describe muy bien...
Es muy irónico que en paises como Argentina discriminemos a los extranjeros...Son ellos mismos los que hicieron de esto un país. ( aunque parezca trucho lo que digo...es así... )

Como estás? Tanto tiempo?
Por acá bien, estudiando mucho jeje

Nos vemos!

Maura_ -

Un post para reflexionar sobre la noción que tenemos sobre sobre ser partes de un todo sin banderas,sin fronteras solo ser.
Un abrazo y ya me pondré al día con tus otros escritos.
De verdad me gustó encontarte.

glauca -

Todos somos de la mosma pasta y habitamos en el mismo suelo, por qué establecer diferencias que no existen?????
Besos
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Trini -

"No me llames extranjero, llámame hermano"

UN post estupedo, muy completo en todos los sentidos.

PD: Quise comentar antes , pero blogia estaba de reformas.

Besos muchos

Corazón... -

Hola :)

Glups!!! Un poema que ha helado mi sangre y erizado mi piel.

Sí, tod@s lo vieramos y sintieramos de esa manera no habría extranjeros si no hermanos :)

Un saludo y gracias por esta bonita reflexión :)

;o)

Athena -

Tan sencillo y tan difícil de entender para muchos...

amaltea -

Otro para pegar en la nevera.

Gracias

Oceanida -

Dandome una vuelta por la blogosfera me encuentro con este post entranable.
Gracias por ese apoyo para toda esa gente.
Yo ayer lo hice, caminado a su lado por las calles de Seatlle.

Es necesario que les den sus derechos, esta tierra es suya.

Un abrazo, me encanto encontrarte.

ebla1 -

No me llames extranjero
pues todos vivimos
bajo el mismo cielo y
sobre el mismo suelo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres