Blogia

Con Sal en los Labios

19 días y 500 noches... Joaquín Sabina

19 días y 500 noches...  Joaquín Sabina

Uno de mis favoritos, con tanto que nos ha dado, con su voz ronca y tosca, y esas letras que atraviesan incluso las piedras, y hasta hacen saber "rico" el sufrimiento... 

Con el gusto inolvidable de haber charlado con él más de un par de veces, "increíble" sería su mejor descripción; por eso le admiramos tantos alrededor del mundo. Que no hace falta ni presentarlo pero me atrevo: El maestro de maestros, Joaquín Sabina.

                     https://www.youtube.com/watch?v=cmmJ1uiRiUM

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Love in the Afternoon

Love in the Afternoon

Si hay un momento en que me he sentido maravillada por algo, ha sido por esta película, su música, la historia que envuelve. Fue un regalo de un caballero inteligente, intrigante, que sabe qué hacer, qué decir, y cómo hacerlo, como un "Maestro"... con un encanto y un magnetismo como ninguno que yo haya conocido antes.

Uno de los regalos más especiales que he recibido.

https://www.youtube.com/watch?v=M4kgqWLAtA0

La agresión a la mujer

La agresión a la mujer

"Voy a volverme como el fuego, voy a quemar tus puños de acero,
y del morado de mis mejillas sacaré el valor para cobrarme las heridas.

Malo, malo, malo eres, no se daña a quien se quiere no,
tonto, tonto, tonto eres, no te pienses mejor que las mujeres..."  Canción de BB

Mes Octubre, año 1996... -mi historia-

Era un viernes 4 de octubre, frío, lleno de gente, en un bar de San Ramón en mi país. Salía del trabajo, y decidimos ir a comer a un bar cercano "Secretos", mientras transcurría el tiempo, se sentó una joven a acompañarnos, la charla iba y venía, (entre ellos dos), no prestaba atención, y ya sentía cierto temor por lo que había sucedido hacía algunas semanas; pero estaba ahí.

La conversación de pronto se detuvo para que resonara un comentario fuerte: "prefiero tener las z*rras que he tenido de novias y no una santulona como esta, que no sirve para nada..." La reacción, la obvia: un escalofrío que terminaba en un temor horroroso. Siguió la noche y al finalizar la charla a causa de un ataque de celos de él, nos marchamos.

Al llegar al lugar donde trabajaba para recoger mi bolso pasó lo peor: cerró la puerta del local, vino tras de mí, y sí, esa persona con quien llevaba mád de un año de relación, ese que supuestamente me quería, enloqueció... 10 años después aún al recordarlo siento algo comprimido en el pecho, entre terror y horror, y salen lágrimas de mi alma, no sé si son de dolor, si son de impotencia, de decepción, o de qué, pero son de esas que duelen tanto que no se han podido secar.

Se siente tan horroroso, alguien fuerte, tú débil, una chica de 19 años, su pareja de 25, el silencio, y únicamente en el aire, el sonido de unos puños volando hacia un rostro lleno de miedo, con una fuerza que no sabría aún explicar, pegando sin piedad a alguien que aún no entiende el porqué de los golpes, de la fuerza, del dolor. Recuerdo el sonido de mi rostro al recibir cada puño, el grito mudo de mi cuerpo que no podía parar de llorar, el horror en la piel de no saber en qué manera iba a terminar aquella noche, y la cara, su cara de odio, de ira, la cara de un desconocido que solía conocer.

Recuerdo, -con la sensación inclusive-, estar en posición fetal en el suelo, tratando de cubrirme el rostro, recuerdo mientras pateaba fuertemente mi estómago, el dolor que sentía, como si cada órgano dentro mío se desprendiera con cada patada, recuerdo mirarlo fumándose un cigarro mientras yo, acurrucada en el piso, lloraba, sintiéndome derrotada, indefensa, vencida, sola, desamparada. Recuerdo cuando me levantó del brazo para quemarme la cara con su cigarro, lo que  sentí no se los podría transmitir por este medio, ni por ningún otro, el horror, la desesperación de ver mi rostro marcado para siempre, ignorando por falta de capacidad para pensar en un momento así, la cicatriz eterna que ese momento con o sin quemaduras iba a dejar en mi vida.

Caí de rodillas para rogarle que me quemara cualquier parte del cuerpo, pero la cara no; y como un milagro -lo crean o no, parezca ridículo o no, pero así fue-, ví una luz y le imploré en nombre de la Virgencita que ya me dejara por favor, cosa que jamás comprendí, porque jamás le había rezado a la Virgen María, siempre me dirigo en mis oraciones a Dios, pero aún sin entender porqué se lo imploré por ella, no sé si seguramente por ser mujer, algo pasó, y él se fue y me dejó ahí, tirada en el suelo frío de aquel local de videos. Yo salí casi corriendo y tomé el primer taxi que ví, sin notar que estaba ya ocupado, le dije al chofer atacada en lágrimas que por favor me llevara, y el acompañante le dijo que sí, y recuerdo sus caras al verme, y sus primeras palabras: "muchacha no quiere que mejor la llevemos al hospital se ve muy golpeada, se ve muy mal."

Recuerdo cómo me costó recuperarme, en un proceso que duró años de mi vida, y que algunas veces, al ver la coraza tan profunda que tengo al relacionarme, veo que aún no ha terminado. Recuerdo la depresión que sentí, lo que sale de las entrañas gritándote "no tienes dignidad, no vales nada", no sé porqué, pero eso pasa. Recuerdo cuando Fabio Fernández, un señor al que quiero mucho, me al día siguiente, que cada vez que ese  "X%$"=X"  viniera a pedirme disculpas me acordara de lo que iba a ver ahora en el espejo, y recuerdo lo que ví: Ví mi rostro, que antes de ese día era un rostro lleno de ilusiones, de vida y de brillo en los ojos, por la esperanza que significaba vivir, lo ví alejado de mi misma, envejecido, apagado, sin luz, desconocido, y como una paleta de colores lleno de rojos, morados, y algunos tonos entre gris y azul, sin quitarle la inflamación tan grande que mi ojo izquierdo se encontraba casi totalmente cerrado. Estaba desfigurado, no era yo... Además del dolor inmovilizante en mi estómago, que lucía los mismos tonos que mi rostro, y el dolor que sentía emocionalmente, cada vez que tomaba el tratamiento para la hemorragia, la desinflamación, el dolor, etc.

Ha pasado el tiempo, y los dolores sanan, pero las heridas quedan. No sé porqué lo hizo, ni lo quiero saber, no comprendo cómo alguien que es tu pareja puede causarte tanto dolor, y menos aún logro comprender a las mujeres que después de una agresión siguen con su pareja. Pero deben estar tan dañadas ya, que no pueden dejarlos, por los motivos que sea, y no cometamos el horror de juzgarlas, porque no estamos en sus zapatos, ni en el dolor de su alma y de su piel.

Pero comprendo su miedo, el horror que sienten de denunciarlos y que luego las termine de matar, porque yo lo he sentido, comprendo cómo se desvalorizan porque yo lo he vivido, y comprendo cada una de sus lágrimas y de su coraza porque yo las he tenido. Una agresión así no se da de la noche a la mañana, se va creando día tras día, con frases, peticiones, regaños, acciones, hasta que llega a esto...

Un hombre jamás debería tocar a una mujer, si no es para darle una caricia; lo digo yo, a quien un hombre golpeó en diferentes lapsos de tiempo, durante más de una hora y cuarenta minutos una y otra vez.

Años

Años

Cómo hablar de estos años, años en que la vida ha cambiado tanto, tanto que incluso ha cambiado lo que creía, lo que creo, y quizá lo que creeré...

El tiempo pasa ahora como un tren a máxima velocidad, que cuando miras ha dejado atrás kilómetros en los que no te has dado cuenta qué pasó o porqué...

Pero es tiempo... son años... de lucha, de dolor, de dicha infinita, de exultante felicidad, señales inequívocas de que estoy viviendo...

Espero regresar, sacar el tiempo, obligarme a escribir, re-conocerlos, buscar nuevos puertos que leer... Un abrazo luego de tanto tiempo!

Felices Fiestas

Felices Fiestas

Nuevamente, y en un año que ha traído muchos cambios y cosas bellas, escribo para desearles Feliz Navidad...

Por cada minuto que han estado ahí, y me han permitido enriquecer mi vida con sus escritos o comentarios, o hacerme feliz con el hecho de leer un momento mi tan "descuidado" blog.

Gracias por existir a todos. Y que Dios que es quien nos da todo les llene de salud y prosperidad en este año venidero y conceda todos los deseos de sus corazones.

Gracias Dios

Gracias Dios

Vida...

Recuerdo haber leído tantas definiciones de "vida" que la verdad ni vale la pena mencionarlas, porque lo que viene al caso realmente al momento de la vida es la vida misma, así simple y sencillo.... Vienen esos cambios en quien es portadora de esa nueva vida, esas pataditas dentro de tí, esas ilusiones de tantas cosas que no se imaginaban antes, todas las dudas y consultas sobre el futuro que uno se pueda imaginar, y ese asombro por cada minuto que pasa, y todo lo que pasa en cada minuto...

Es dar vida, sentirla adentro tuyo, esa magia inexplicable que se puede percibir solamente en ese momento y nada más... Al principio es difícil, por los "achaques"  te sientes enferma y toda la comida te cae mal, etc... Cuando eso pasa todo empieza a ser diferente, vas asimilando ya que formas una nueva vida adentro de tu cuerpo, y luego te asustas con cada movimiento... Luego te sientes extraña si pasa rato y no sientes movimientos, o si no notas algún cambio...

Te pones más sensible, ves la vida de un modo tan diferente como nunca la habías visto, eres otra persona, dentro de tí... Y adentro tuyo, tienes todo un ser humano en miniatura creciendo, percibiendo la luz, desarrollándose, entrando en contacto por primera vez con su propio tacto, sintiendo, y es tu hijo o hija... Eso es vida, eso es ver a Dios tan de cerca como nunca lo habías sentido...

Y yo, yo le doy gracias a Dios por eso, por regalarme ese milagro que se necesita para concebir, para cambiar mi vida, para llenarme de alegría, para ser mamá. 

Maternidad

Maternidad

Qué les puedo decir... es una buena nueva que ha cambiado mi vida, mi amor, todo.

Voy a ser mamá! 

 

Tratado de Libre Comercio

Tratado de Libre Comercio

"El Tratado de Libre Comercio, es un conjunto de reglas que los países acuerdan para vender y comprar productos y servicios en América del Norte."  (Descripción tomada de http://www.monografías.com )

Mi país se llama Costa Rica, conocido como "un país sin ingredientes artificiales", es un país pequeño de 51.100 Km2 (esto incluyendo La Isla del Coco -Patrimonio de la Humanidad-), que cuenta con menos de cinco millones de habitantes, cuyo territorio es bañado al este por el Mar Caribe y al oeste por el Océano Pacífico. Somos privilegiados por mantener una de las democracias más consolidadas de América, y fue la primera nación del mundo que abolió el ejército, en el año 1948. Nuestra tasa de alfabetización es de un 96%, la frase más típica es "Pura Vida" que se usa como saludo y más. Nos llaman "Ticos" desde 1856, momento en que debido a que los vecinos de Nicaragua escuchaban a las tropas de Costa Rica llamarse entre sí "hermanitico". y se convirtió en nuestro gentilicio. Tenemos un sistema único de dar direcciones debido a una enorme falta de señalización vial, por ejemplo, una dirección "a la tica" sería: De la Farmacia Buena Salud, 200 metros al oeste y 100 al norte, casa de portones negros color beige" y el día que quiten la Farmacia es un caos... Guiño 

Y porqué les menciono a mi pequeño país al hablar de un tratado de libre comercio? Porque este próximo 7 de octubre se realizarán elecciones para conocer el deseo del pueblo sobre si se debe o no aporvar un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Eso no es lo malo, lo malo es que en mi pequeño y hermoso país, hay una carencia enorme y muy grave que puede crear dificultades sin dimensión: en mi país a mucha gente no le gusta averiguar por sí mismo, y se deja llevar terriblemente por lo que les dicen, y esto es casi una cultura aplicable a todo, desde el chisme de la esquina, el embarazo de la hija de fulanito, o lo que es bueno o malo respecto a una desición tan trascendental como votar Sí o No al TLC.

Me preocupa enormemente esa incapacidad no de todos gracias a Dios, pero sí de muchos, que guiados simplemente por grupos adversos o no al TLC, se ven influenciados en una dirección que puede llegar a perjudicar al país. En lo personal, nadie que me lea es de mi país, pero lo escribo porque me siento frustrada e inclusive un poco inútil, al no saber aún qué hacer, son tantas las preguntas, las dudas respecto a lo bueno y a lo malo... Una comisión de Notables incluyendo al astronauta tico nacionalizado americano Franklin Chang Díaz, evaluó el TLC y dijo que podía ser bueno siempre y cuando cambiaran muchas cosas, cosas que por supuesto no han sido ni vana a ser modificadas desde ningún ángulo, y eso preocupa...

Espero que el futuro de mi país se pueda elegir de la mejor manera, y sobre todo con un poco más de conciencia, no con la falta de humanidad que ha generado este tratado que ha hecho a la población llegrar incluso a los golpes...

Amo mi país. 

 

El dulce sabor de una mujer exquisita

El dulce sabor de una mujer exquisita

Una mujer exquisita no es aquella que más hombres tiene a sus pies, si no aquella que tiene uno sólo que la hace realmente feliz.

Una mujer hermosa no es la más joven, ni la más flaca, ni la que tiene el cutis más terso o el cabello más llamativo, es aquella que con tan sólo una franca y abierta sonrisa y un buen consejo puede alegrarte la vida.

Una mujer valiosa no es aquella que tiene más títulos, ni más cargos académicos, es aquella que sacrifica su sueño temporalmente por hacer felices a los demás.

Una mujer exquisita no es la más ardiente (aunque si me preguntan a mí, todas las mujeres son muy ardientes…Los que estamos fuera de foco somos los hombres) sino la que vibra al hacer el amor solamente con el hombre que ama.

Una mujer interesante no es aquella que se siente halagada al ser admirada por su belleza y elegancia, es aquella mujer firme de carácter que puede decir NO.

Y un HOMBRE... UN HOMBRE EXQUISITO es aquel que valora a una mujer así...

Que se siente orgulloso de tenerla como compañera…. Que sabe tocarla como un músico virtuosísimo toca su amado instrumento… Que lucha a su lado compartiendo todos sus roles, desde lavar platos y atender tripones, hasta devolverle los masajes y cuidados que ella le prodigó antes…

La verdad, compañeros hombres, es que las mujeres en eso de ser ’Muy machas’ nos llevan gran recorrido… ¡Qué tontos hemos sido -y somos- cuando valoramos el regalo solamente por la vistosidad de su empaque… ¡Tonto y mil veces tonto el hombre que come mugre en la calle, teniendo un exquisitito manjar en casa’

Gabriel García Márquez

Hoy ten miedo de mí...

Hoy ten miedo de mí...

Hoy que llevo en la boca el sabor a vencido, procura tener a la mano un amigo que cuide tu frente y tu voz, y que cuide de ti, para ti y tus vestidos, y a tus pensamientos mantenlos atentos y a mano tu amigo.


La importancia de verte y morderte los labios de preocupación, es hoy tan necesaria como verte siempre, como andar siguiéndote con la cabeza en la imaginación.


Porque sabes y si no lo sabes no importa, yo sé lo que siento, yo sé lo que cortan después unos labios, esos labios rojos y afilados, y esos puños que tiemblan de rabia si alguien se acercara a ti.


Hoy procura que aquélla ventana que mira a la calle en tu cuarto, se tenga cerrada, porque no vaya a ser yo el viento de la noche, y te mida y recorra la piel con mi aliento, y hasta te acaricie y te deje dormir.


Y me meta en tu pecho y me vuelva a salir y respires de mí, o me vuelva una estrella y te estreche en mis rayos, y todo por no hacerme un poco de caso, ten miedo de mayo, y ten miedo de mí.


Porque no vaya a ser que cansado de verte, me meta en tus brazos para poseerte, y te arranque las ropas, y te bese los pies, y te llame “mi diosa”, y no pueda mirarte de frente, y te diga llorando después:

“Por favor tenme miedo, tiembla mucho de miedo mujer, porque no puede ser...”              

 Fernando Delgadillo.

El Exito

El Exito

Yo creo que el éxito no está en lo económico. Yo creo que una persona no es de éxito porque le va bien en los negocios o le va bien profesionalmente o saca 10 en la escuela. Creo que eso es lo que menos vale. Lo que vale es tener los pies en la tierra, la familia - el concepto de familia-, los amigos. Apreciar las cosas que tienen valor verdadero, no material, no físico necesariamente.

El éxito no tiene que ver con lo que mucha gente se imagina. No se debe a los títulos nobles y académicos que tienes, ni a la sangre heredada o la escuela donde estudiaste. No se debe a las dimensiones de tu casa o de cuantos carros quepan en tu garaje. No se trata de si eres jefe o subordinado; o si eres miembro prominente de clubes sociales. No tiene que ver con el poder que ejerces o si eres un buen administrador o hablas bonito, si las luces te siguen cuando lo haces. No es la tecnología que empleas. No se debe a la ropa que usas, ni a los grabados que mandas bordar en tu ropa, o si después de tu nombre pones las siglas deslumbrantes que definen tu estatus social. No se trata de si eres emprendedor, hablas varios idiomas, si eres atractivo, joven o viejo.

El éxito... Se debe a cuánta gente te sonríe, a cuánta gente amas y cuántos admiran tu sinceridad y la sencillez de tu espíritu.Se trata de si te recuerdan cuando te vas. Se refiere a cuanta gente ayudas, a cuanta evitas dañar y si guardas o no rencor en tu corazón.

Se trata de que en tus triunfos estén incluidos tus sueños. De si tus logros no hieren a tus semejantes. Es acerca de tu inclusión con otros, no de tu control sobre los demás.

Es sobre si usaste tu cabeza tanto como tu corazón, si fuiste egoísta o generoso, si amaste a la naturaleza y a los niños y te preocupaste de los ancianos.

Es acerca de tu bondad, tu deseo de servir, tu capacidad de escuchar y tu valor sobre la conducta. No es acerca de cuantos te siguen si no de cuantos realmente te aman. No es acerca de transmitir, si no cuantos te creen si eres feliz o finges estarlo. Se trata del equilibrio de la justicia que conduce al bien tener y al bien estar. Se trata de tu conciencia tranquila, tu dignidad invicta y tu deseo de ser más, no de tener más. Esto es éxito!   

Carlos Slim.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Más Allá...

Más Allá...

Cuando das sin esperar, cuando quieres de verdad, cuando brindas perdón, en lugar de rencor, hay paz en tu corazon. Cuando sientes compasión, del amigo y su dolor, cuando miras la estrella, que oculta la niebla, hay paz en tu corazón. Más allá del rencor, de las lágrimas y el dolor, brilla la luz del amor, dentro de cada corazón. Ilusión, Navidad, pon tus suenos a volar, siembra paz, brinda amor, que el mundo entero pide más. Cuando brota una oración, cuando aceptas el error, cuando encuentras lugar, para la libertad, hay una sonrisa más. Cuando llega la razón, y se va la incomprensión, cuando quieres luchar, por un ideal, hay una sonrisa más. Hay un rayo de sol, a traves del cristal, hay un mundo mejor, cuando aprendes a amar. Más allá del rencor, de las lágrimas y el dolor, brilla la luz del amor, dentro de cada corazón. Cuando alejas el temor, y prodigas tu amistad, cuando a un mismo cantar, has unido tu voz, hay paz en tu corazón. Cuando buscas con ardor, y descubres tu verdad, cuando quieres forjar, un mañana mejor, hay paz en tu corazón. Más allá del rencor, de las lágrimas y el dolor, brilla la luz del amor, dentro de cada corazón. Ilusión, Navidad, pon tus suenos a volar, siembra paz, brinda amor, que el mundo entero pide más.

                                                   Gloria Estefan.

Orgullosa de Enseñar

El maestro se proyecta a la eternidad: nunca sabe donde termina su influencia...

Cuando al conversar con alguna gente llegamos al punto de "a qué nos dedicamos" y comento que soy maestra, me preguntan ¿qué nivel o materia enseño?. Cuando respondo que mi énfasis está en la educación preescolar, observo una expresión que no podría saber si es una expresión de desprecio, lástima, o desinterés. E inmediatamente se dan vuelta la cara para encontrar alguna otra persona que se dedique a algo "más interesante". En esos momentos, deseara poder aclarar algunas mentes, (y algunas veces ahorcar algunos) y tener la capacidad de transmitir la importancia de mi muchas veces, menospreciado trabajo.

He trabajado en cantidad de diferentes cargos durante mi vida, y en muchas cosas que no mantienen relación entre sí, ni hacia lo que estudié, pero puedo asegurar algo, no existe un sólo trabajo en el mundo, que se compare con el de enseñar a pequeños; que de tanta satisfacción, alegría, y amor. Dejo aquí un escrito, que en parte es de un autor desconocido, y tiene algunas partes pequeñas que yo añadí, y que creo firmemente es una verdad absoluta...

¿En qué otro trabajo podría uno asegurar que todas las (pequeñas) personas que te rodean son absolutamente honestas contigo, que no tienen caretas, porque aún no han aprendido a mentir?

¿En qué otro trabajo, llegaría un pequeño corazón a abrazarte todos los días, y te diría sinceramente, "te quiero mucho". En qué otro trabajo, se podrían recibir tantos besos y abrazos llenos de cariño?

¿Dónde por cada cosa que has hecho sentirías un orgullo tan grande al ver que quienes te observaron lo han hecho bien, y que eso que les has enseñado lo aprendido de ahora y hasta el resto de sus vidas?

¿En qué lugar si no en mi trabajo, se puede ser maestra, enfermera, psicóloga, doctora corazón, compañera de juegos, un poco mamá, amiga, salvadora (cada vez que hay una riña), y además sentir cada mañana ese sentimiento indescriptible, de ir caminando y ver tantas caritas felices correr a abrazarte o a tomar tus manos, con una alegría que no lo logras comprender?

¿Dónde más tendría que comerme un caramelo, o una galleta que me ofrecen con una carita de "te la vas a comer verdad?",  que a medio camino se les cayó y ahora está sucia, llena de pintura, plasticina, suciedad, para no romper un corazón y despreciar un poco de amor?

¿En qué otro lugar podría el futuro parecer tan brillante, e increíble, sino con un dinámico grupo de niños para quienes nada es imposible, para quienes cada vez que logran realizar una tarea, llenos de orgullo gritan: "¡teacher ya lo hice!" ?

¿Dónde más podría yo con paciencia, amor y esperanza, guiar los primeros trazos y destrezas, de una manita delicada, pequeña y gordita que puede en el futuro escribir documentos importantes, o hacer tanto por el mundo...?

¿De qué otra manera podría yo realmente olvidar mis problemas personales, económicos o familiares, al menos por un rato y dejarlos en la puerta de mi trabajo, sino es rodeada de niños que requieren totalmente tu atención y para quienes el problema más grande del mundo es que les han robado su silla, o un juguete. O dónde los jalones de pelo, los golpes y los corazones rotos por una "riña" necesitan tu consuelo y cariño?

¿Dónde más podría yo mantener mi alma tan joven, como entre un grupo cuyo radio de atención es tan limitado que necesito muchas recetas de la manga -como imitar voces, brincar, hacer muecas-, para mantenerlos atentos?

¿Cómo podría sentirme más útil, sino es intentando descifrar cada día los problemas cognoscitivos o de desarrollos emocional de mis niños, para ofrecerles soluciones a un mundo mejor para ellos, como siento cada día y al finalizar cada periodo, y veo que por un trabajo que he realizado, mis niños han aprendido a desarrollar destrezas, actitudes, valores, relaciones, o han aprendido a leer y a escribir?

¿En qué otro lugar del mundo podría yo sentir que vale tanto la pena vivir, sino es compartiendo el comienzo de tantas nuevas vidas, que exploran cada cosa del mundo, confiando en tí?

¿O dónde más podría ver en tanta plenitud la obra maravillosa de Dios, sino es al sentir, al ver, al vivir cada día rodeada de corazones tan puros? 

¿Dónde más podría yo coleccionar anécdotas tan dulces y maravillosas, como lo son las primeras experiencias, sonrisas, ocurrencias, y cosas tan bellas que derriten el corazón, si no es estando ahí, cada día, entre ellos, jugando, enseñando, ayudando, siendo esa persoana a la que cuando ven le gritan "teacher, teacher", y corren a abrazarla?

¿En qué lugar, un corazoncito juguetón correría al sentir miedo a mis brazos para que yo lo rescate, sin saber que con cada abrazo es él quien me rescata a mí? 

¿Dónde más podría una carita llena de lágrimas, acudir a mí porque algo le ha puesto a llorar, y que sea mi regaso y mi abrazo justamente lo que le consuele?

!Sí, enseño a niños pequeños y eso me hace sumamente feliz, en una profesión menospreciada por el mundo, pero bendecida por Dios!

Andrea S.R.

Si Dios fuera mujer

Si Dios fuera mujer

Escribo sin absolutamente ningún ánimo de faltar al respeto en la parte religiosa, ni mucho menos en tratar de involucrarme en los cambios del mundo en general que hubiesen acontecido si Dios hubiese sido mujer. Simplemente he creído que sería justo expresar algo y así lo hago. Sin más por aclarar. Prosigo.

Si Dios fuera mujer, las mujeres no padeceríamos dolores menstruales. No tendríamos esa sensibilidad, mal humor, frío, calor, hambre, etc. que nos  produce este síndrome pre- menstrual. Y claro quizá por solamente el hecho de ser mujeres, si les sucediese a los hombres, nosotros sí lo entenderíamos.

Si Dios fuera mujer, los hombres entenderían que todos esos padecimientos, cursilerías, etc. son parte de la maravillosa magia de ser mujer y que no son "pendejadas", ni estupideces que nos pasan solamente a nosotras, y cuando digo esto aclaro, cada hombre piensa que ese tipo de situaciones le pasa únicamente a su mujer, o a alguna conocida y nada más. Y la verdad que nos pasa casi a todas...

Si Dios fuera mujer, los sostenes serían mucho más confortables, la celulitis, las estrías, quizá no arruinarían nuestros cuerpos curvilíneos, si no que probablemente arruinarían en más casos el de ellos. Y usar tacones no sería tan doloroso.

Si Dios fuera mujer, quizá los hombres serían mucho más amables, comprensivos, y conmedidos con sus palabras. Valorarían más a las mujeres y a los niños, y verían que esa forma nuestra de expresarnos es tan única como dulce. Seguramente comprenderían que este mundo no es una competencia en la que gana el que es más "macho", si no el que es más humano.

Si Dios fuera mujer, me atrevería pensar que hasta las guerras serían diferentes, no se guiarían por tanta bomba si no por el diálogo. Dicen que la diferencia entre los niños y los hombres es el precio de sus juguetes, así que quizá si Dios fuera mujer los hombres que gobiernan países, no creerían que comprando bombas son más poderosos que otros, porque el único logro (y muy estúpido) de una bomba no va más allá de la destrucción humana.

Si Dios fuera mujer, seguramente habría menos mujeres con aire en la cabeza, y más mujeres con el temperamento de una Michelle Bachelet, con el carácter y la fuerza de una Margaret Thatcher, y con la dulzura y humanidad de una Lady Di, aunque suene a utopía...

Si Dios fuera mujer quizá tantas cosas serían diferentes... Pero no sé si nos gustarían del todo, porque es por eso que dicen que es más fuerte la costumbre que muchas otras cosas.

Si Dios fuera mujer...

Prohibido pensar

Ese debería ser el nombre de el nuevo "movimiento revolucionario" de nuestra era. Prohibido pensar es lo que día a día nos dicen los centros comerciales, las marcas, la gente, el amor...

Hoy ya no se piensa, ahora se actúa, y si no te dejas guiar por puros instintos e impulsos, estás fuera de nota. Como si analizar un poco te dejara ser un poco menos humano, o una persona peor...

Conozco, sé de muchos que antes de actuar gustan pensar, analizar los motivos y el por qué, que gustan de rebuscarle razones o causas a lo que no entienden, pero ahora, eso, eso no sirve de nada.

Vivimos en un mundo en el que los comerciales te dicen qué comprar y cómo hacerlo, en donde los centros comerciales dictan las tiendas que vas a visitar, donde la gente va tras toda la demás, ya no buscan encontrarse a sí mismos, sino seguir a todos... Un mundo en el que el amor, qué es el amor? Eso ya no vale, vale la compañía de momento, el "pasarla bien" con un desconocido, o entregar el cuerpo por pura entrega, sin amor, ni pudor.

Está prohibido actuar bien, porque caes en ser raro, prohibido querer trabajar porque eres el "sapo", prohibido no usar drogas porque estás "out", prohibido decir la verdad, porque ya nadie la dice, y si la dices a nadie le gusta. Prohibiudo pensar porque si piensas cruzas la línea, prohibido hablar, porque puede que digas lo que no quieren oir. Prohibido escuchar, porque tus oídos pueden llegar a saber lo que debe permanecer desconocido...

Está prohibido amar, porque los divorcios ya cuestan tan caro, por ser con abogados de renombre y al estilo "express". Está prohibido ser uno mismo, original, idealista, porque vas contra la corriente y es duro y te vas a caer...

No tenemos que vivir en un lugar con reglas y límites para saber que para muchas cosas es mejor que nos dijeran todo lo que está prohibido, y sería bueno que todos propusiéramos que para algunas cosas, para sentirmos libres, para decirles dos palabras a los quienes pretender conducir nuestra vida, es mejor llevar un cartel que diga "Prohibido Prohibir".

Lecciones de vida

Lecciones de vida

No he aprendido aún: a ser hipócrita, a ser mediocre, o a mentir; a herir adrede, o a robar (lo que sea); a cubrir mi corazón y no creer en el amor; a ser burlista, o creerme perfecta (y tampoco quiero serlo); a no sentir compasión para ayudar a un hermano (porque todos los somos); a darle más importancia a la marca de la ropa que a lo que hay debajo, a fingir lo que no soy, ó hacer amigos por interés; a dar un saludo de frente y meter un puñal por la espalda; a creer que lo económico es lo más importante; a llamarme “amiga” y no serlo, a trabajar sin dar lo mejor de mí; a sentirme bien si no quiero a la persona con quien estoy, o a tener sexo sin al menos un poco de amor, de sentimiento; a tener maldad en el alma, o actuar con mala intención; a entender las guerras y la humillación. 

Pero sí he aprendido:  que aunque la tierra y el agua son casi iguales en todo el mundo, mi tierra, la de mi patria tiene algo especial; que no importa cuántas veces caiga, siempre me vuelvo a levantar; que no importa cuántos muros ponga a mi corazón, alguien siempre logra derribarlos; que no por intentar ser mejor voy a lograrlo, pero al menos lo intenté; que aunque sea un tópico, la vida se vive día a día, y si vivimos preocupados por lo que viene luego, no viviremos el presente; que sin Dios nada se puede realizar, y ese concepto de nada lo incluye todo; que no por tener títulos o dinero se tienen valores, ética o integridad; que una sonrisa hipócrita puede vestirse de “amabilidad”; que no por haber vivido un poco lo sé todo ,y si lo supiera ya no tendría motivos para vivir feliz; que no por haber sufrido mi vida se viste de tristeza; que cada día descubro algo nuevo en mí; y que sin amor, de cualquier género realmente no soy nada.

Zapatos Color Tristeza.

Zapatos Color Tristeza.

 

Hoy me he puesto para salir,

mi vestido triste, el de color tristeza,

y busqué entre mis cosas hasta descubrir,

que no tengo zapatos para ocultar mis huellas.     

                                                                                                                 

Tengo zapatos alegría, color felicidad,

 zapatos esperanza, hechos de luz,

zapatos angustia, hechos de tanto esperar,

zapatos pasión, del color beso con que me atas tú.

 

Tengo zapatos color alma, para caminar entre sueños,

sandalias azules, bordadas de amor,

y zapatillas huérfanas, ausentes de besos,

pero no tengo zapatos color tristeza, ni color dolor. 

 

Y es extraño porque al salir siempre en mis pasos llevo,

un poco de lágrimas, una porción de dolor y el corazón abierto;

y hoy he descubierto que mis zapatos color tristeza se fueron,

escondidos tras de ti, para huir de la prisión de tu recuerdo.

 

Cuando vuelvas, me voy a vestir de color alegría,

me pondré mi enagua de abrazo y mi blusita de amor,

caminaré con mis zapatos pasión, del color de tus besos,

y esperaré que vengas vestido tú de color “regreso”.

Curioso no... Ver en los zapatos tantas cosas...

Sobre el trabajo y los trabajadores (II Parte)

Siempre he creído que un ser íntegro debe guiarse por la premisa de que se debe ser capaz de marchar hacia el futuro con tanta dignidad como la que da el hacer las cosas bien, con una lealtad personal dirigida por principios, no por gente, amistades, o conveniencia.

Con el paso del tiempo he comprendido que nada se puede construir sobre bases no sólidas, y  muchas veces existen alertas externas e internas, que nos muestran lamentablemente el grado de descomposición al que se está llegando en muchos campos y desde muchas perspectivas, donde estas bases de integridad que deberían ser sólidas son incontables veces tan frágiles como el cristal.

En base a esa creencia expreso lo siguiente:

Nuestra sociedad conserva un concepto desactualizado de lo que designamos como trabajo, y de lo que consideramos como compañerismo, y sin importar las circunstancias laborales en que nos desenvolvamos, muchos se convierten en compañeros sin mantener solidaridad, y muchos trabajan sin asumir ningún compromiso real.

La orientación laboral lamentablemente, se queda en numerosos casos sólo en alusiones llamativas sobre el enfoque y la gestión de las instituciones; cuando antes, convendría reconstruirla, refrescarla, integrando a las más altas esferas de administración y conducción de personal, en un balance de manejo sobre los valores y la ética tanto laboral como humana, que se deben procurar en cada institución y departamento de trabajo.  

Es contraproducente, en un mundo de evolución y apertura, tener que reconocer la cortedad de miras de la gente; de esas personas que más allá de formalidades y galardones conservan actitudes que solamente confirman el afán por mantener posiciones intransigentes, haciendo parecer como un desacierto casi inadmisible, que lugares que hacen gala de ser instituciones serias, ética e ideológicamente, mantengan laborando para sí, personajes de doble moral y desgana laboral. Situación que a consecuencia degenera el servicio y la imagen de cualquier institución por más grandeza que tenga. 

 En cada institución privada o pública, quienes constituyen la imagen que se da ante el mundo, son las personas que trabajan en ella. Por eso, el grupo de criterios que debe prevalecer para seleccionar el personal debe ir más allá del esplendor de un título, e intentar profundizar en lo que a simple vista ni leyendo el mejor currículo no se ve ni se lee, y esto implica desde la escogencia de jefes hasta la de subalternos.

Por parte del trabajador se espera la selección de un personal que mantenga una buena disposición laboral, y esto implica muchas cosas, podemos tener trabajadores que se mantienen íntegros, desempeñándose bien y viendo en el trabajo no solamente un medio para conseguir bienes económicos o remuneración externa, sino una forma de desarrollarse como individuos y brindar un buen servicio y por otro lado, trabajadores se sienten sumamente cómodos, por mantener conductas impropias si no están bajo la vista de sus superiores y frente a ellos -por conveniencia- representando comportamientos adecuados; dando cabida a una doble moral de turno.

Por parte del jefe sería lo ideal la selección de dirigentes que al estar a cargo de cada departamento, se comportaran como líderes, que son aquellos que estando siempre abiertos a nuevos conceptos alcanzan niveles más altos en todos los sentidos. Pero sin embargo, seguramente por eso dicen que “cualquiera puede ser jefe, pero no todos pueden ser líderes, porque un líder, trata a las personas como tales, no como individuos en serie, y tiene claro que nadie –sin importar su cargo- es ni más ni menos que nadie. Y si encuentra alguna falla, no deja caer el peso de la autoridad sobre el culpable, sino que intenta arreglarla y rehabilitar al que la cometió. Porque tiene una visión más amplia que la nuestra, y jamás se contenta con lo posible, sino con lo mejor; por eso se compromete con una misión que le permita a sus trabajadores trascendencia y realización, porque es un arquitecto humano.”

Una sana convivencia laboral llena de armonía únicamente puede desarrollarse al dar un trato equitativo a todo el personal; reconociéndolo, respetándolo, y valorándolo en su servicio diario y como ser humano, desarrollando la igualdad ante toda circunstancia.  Así se evita el distanciamiento entre los líderes –si los hay- y la fuerza laboral; se mantiene un mejor ambiente de igualdad entre todos, se crea menos entorpecimiento en las relaciones interpersonales entre los trabajadores, y se promueve el desarrollo de individuos felices y sobre todo, productivos.

Como dijo John F. Kennedy: "Un hombre inteligente es aquel que sabe ser tan inteligente como para contratar gente más inteligente que él"

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sobre el trabajo y los trabajadores (I parte).

Soy exigente, directa, honesta, y perfeccionista; lo reconozco, ese conjunto es quizá uno de mis peores defectos...

Pero es que en ciertas cosas, al abarcar ciertos tópicos no puedo evitarlo. Sucede. No puedo por más que lo intente ser mediocre; y quizá no sea la persona, la trabajadora, la amiga, etc. más ejemplar que exista, pero en lo que cabe, intento hacerlo todo siempre de la mejor manera, y esa es, entregando lo mejor de mí. Porque cuando uno es dueño de su vida, de sus acciones, y responsable de las consecuencias, no podría jamás elegir lo peor.

Uno debe aprender a ser un poco selectivo en la vida, en todos los aspectos, y yo lo soy, desde los zapatos que me pongo, hasta los que considero amigos, pero sobre todo en mi trabajo. No puedo ser mediocre, y creo que nunca podré serlo; no tengo la necesidad de serlo para emparejar con los demás, guste o no guste a los que sí lo son, si estoy sentada en un escritorio para trabajar bien, eso es lo que hago, nada más.

Por eso, me cuesta tanto -algunas veces-, encontrar la lógica a algunas actitudes laborales, y sobre todo a la forma de actuar de alguna gente... El trabajo, más allá de ser una forma de encontrar la remuneración económica a nuestro tiempo, es una forma de desarrollarnos como personas y dar lo mejor, para demostrar lo que somos. O al menos, así lo veo yo.

Como escribió el gran Mario Benedetti en este poema:     "La  gente  que  me  gusta"

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y lo hace...

Me gusta la gente con capacidad para medir las consecuencias de sus acciones, la gente que no deja las soluciones al azar. 

 Me gusta la gente justa con su gente y consigo misma, pero que no pierda de vista que somos humanos y nos podemos equivocar.

Me gusta la gente que piensa que el trabajo en equipo entre amigos produce más que los caóticos esfuerzos individuales.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos serenos y razonables a las decisiones de un jefe.

Me gusta la gente de criterio, la que no traga entero, la que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó.

Me gusta la gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, a éstos les llamo mis amigos.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente que trabaja por resultados. Con gente como ésa, me comprometo a lo que sea, ya que con haber tenido esa gente a mi lado me doy por bien retribuido.

Amarti e` l` immenso per me.

Amarti e`  l` immenso per me.

Porqué todos nos empeñamos en buscar el amor? Porqué todos sufrimos, caemos, nos levantamos y volvemos a caer, y aún así queremos seguir repitiendo eso que llaman amor?

Es curioso como en estos tiempos muchos buscamos encontrar eso que nos haga perder la cabeza, reír como tontos, emocionarnos al escuchar una voz al otro lado del teléfono, arreglarnos para salir en una cita  sintiendo el corazón acelerado, eso que nos haga perdernos en un beso, sentir amor... Pero no nos llega, no lo encontramos, no aparece como parte de nuestro resúmen semanal... No encontramos a ese alguien que diga o que nos haga decir: "Amarti e`  l`inmenso per me" (amarte es total para mí).

Será que no existe, ni ese amor, ni ese alguien? Será que con el tiempo nos hacemos demasido perfeccionistas, que no perdonamos, que no caemos tan fácil al sentir la flecha de cupido, que nuestros oídos y corazones no caen derretidos ante las palabras dulces que nos dicen otros labios?

Será que el amor que conocemos es la versión adulta del cuento de Santa Claus y la Navidad, en versión de esperar fervientemente un día especial que nos traiga en él todo lo que deseamos? Será que nos han vendido una idea que no existe y que al empeñarnos en conseguirla, solamente encontramos desaciertos, soledad, y ese sentimiento de impotencia por no poder cambiar lo irreversible?

Será que el amor no es como lo percibimos, sino como lo percibíamos cuando éramos mucho más jóvenes e inocentes? Será que eso que llaman amor lo transformamos en la medicina a todas nuestras frustraciones, y como no existe tal, pues nos frustramos? Será que debemos escudriñar en nuestro interior y empezar esa búsqueda en nosotros mismos...

Este sábado una de mis mejores amigas se casa, con esas historias de amor que ya no se ven; al escribir su tarjeta de bodas, lo que me salió del corazón fue: "Felicidades, porque encontrar el amor es algo muy difícil de lograr y casi nunca pasa".

Dejo la letra de esta canción, que es de las más fascinantes que he escuchado en mi vida:

Amarti   e`  l`immenso per me.

 

Fino a te ho aperto i miei occhi e vedo, fino a te amarti è  l’immenso per me, anche se in fondo io non ci credo, penso che amarti è  l’immenso per me.
Cosa cerco non lo so ma so che adesso, sei tutto ciò che trovo io, fammi camminare lungo gli argini, di una certezza, calmami le rapide del cuore, dammi una partenza per rispondermi, di quanta notte, c’è per raggiungere te.
Fino a te raggiungerti in ogni senso, fino a che amarti è  l’immenso per me.
 

E anche se qualche volta, so di esagerare un po’, quando corro la mia vita, che più forte non si può, anche se la mia testa è un viavai di fantasie, troppo perse troppo mie, posso farcela con te.

Fino a te io voglio arrivarti dentro, ora che le mani mi portano, fino a te raggiungerti in ogni senso, fino a che amarti è  l’immenso per me...


Eros  Ramazzotti.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres